Àngel Manuel Hernández Cardona

Articles de plantes

Breve biografía de Rafael Candel Vila (1903-1976)

Posted by angelhc a gener 30, 2021

En el número 8, del año 2013, de la revista Trápana, editada por la Asociación de Estudios Melillenses, aporté un extenso artículo sobre “Rafael Candel Vila, catedrático en Melilla”. Aparte de la Asociación de Estudios Melillenses, Archivo Central de Melilla, Centro Asociado de Melilla de la Universidad Nacional a Distancia, Biblioteca Pública de Melilla y otras entidades melillenses, esta revista se halla en pocas bibliotecas: en las casas regionales de Melilla de diversas ciudades españolas, Biblioteca Nacional de España, en Madrid, Biblioteca Tomás Navarro Tomás, de la Universidad Complutense de Madrid, Biblioteca Central de Cantabria, en Santander, Biblioteca do Museu Arqueolóxico Provincial, de Orense, Biblioteca de Catalunya y Biblioteca Central de Terrassa (en estas dos últimas bibliotecas catalanas hice donación de sendos ejemplares). También hay un enlace, que no siempre funciona: https://www.academia.edu/14985175/Revista_Tr%C3%A1pana_no_8. En cualquier caso, es difícil la consulta y por esta razón copio a continuación el apartado referente a la biografía de Rafael Candel. Ruego a quienes hagan referencia a este trabajo que lo citen como: Hernández Cardona, Ángel Manuel, “Rafael Candel Vila, catedrático en Melilla”, Trápana, 8: 113-131. Melilla, 2013.

Rafael Candel Vila nació en Pamplona el 15 de agosto de 1903. Era hijo de Rafael Candel Peiró y de Artemina Vila Ramón, matrimonio originario de la ciudad valenciana de Játiva. La profesión de su padre, farmacéutico militar (llegó a subinspector de primera clase dentro del cuerpo de Sanidad Militar), conllevaba repetidos cambios de residencia. Se casó en 1935 con Joaquina Comas Ros, profesora de Geografía e Historia. Su único hijo, Rafael Candel Comas, fue un destacado arquitecto, profesor de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid. Estudió el bachillerato en el Instituto de Málaga, con notas inmejorables. Hizo la carrera de Ciencias, sección de Naturales, en la Universidad Central (así era denominada entonces la Universidad Complutense de Madrid), con la distinción de premio extraordinario, siéndole expedido el título de licenciado el 30 de octubre de 1922. También en la Universidad de Madrid obtuvo, el 22 de marzo de 1929, el grado de doctor, igualmente con premio extraordinario. En 1926, antes pues de doctorarse, y otorgado por el Colegio de Doctores de Madrid, ganó el prestigioso premio Bauer. En Madrid fue profesor auxiliar del Instituto Escuela, profesor ayudante de Cristalografía y Mineralogía de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central y becario de la Junta de Ampliación de Estudios en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. En el verano de 1927 trabajó con el profesor Francisco Pardillo en el Laboratorio de Cristalografía y Mineralogía de la Universidad de Barcelona. En 1928 obtuvo por oposición la cátedra de Ciencias Naturales del Instituto de Melilla. Fue corresponsal del Museo Nacional de Ciencias Naturales, de Madrid, y del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. En Melilla fue vocal naturalista del la Junta Local de Pesca y miembro directivo del Ateneo. En Argel participó en 1930 en un importante congreso científico. Durante su estancia en Melilla recorrió Marruecos, Argelia y Túnez, especialmente gracias a una pensión concedida en 1931 por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas. En Rabat hizo trabajos de investigación en el Institut Chérifien y dio algunas conferencias en la Société des Sciences Naturelles du Maroc. El 28 de noviembre de 1931 se licenció en Farmacia por la Universidad de Granada. En diciembre de 1931 fue destinado en comisión de servicios al Instituto Escuela de Barcelona, centro docente promovido por la Generalitat de Catalunya. En 1933 accedió al recién creado Instituto Ausias March, de Barcelona, que dirigió hasta el año 1939. Durante este periodo formó parte de la Junta de Ciencias Naturales de Barcelona, de la cual llegó a ser secretario. Aparte de cuestiones ideológicas, por el motivo principal de haber participado en el XVII Congreso Internacional de Geología (Moscú, 1937), formando parte de la delegación española (junto con los eminentes geólogos José Royo Gómez, Vicente Sos Baynat y Gabriel Martín Cardoso) y alabando los logros científicos de la Unión Soviética (innegables en el caso de la cristalografía), en 1939 tuvo que exiliarse a Francia. Alejado de su familia, no perdió el tiempo y además de trabajar arduamente como científico, amplió su ya dilatada formación universitaria. En la Universidad de Tolosa de Lenguadoc consiguió el 24 de abril de 1941 el Diplôme d’Études Supérieurs de Sciences Physiques, con la máxima calificación, y el 12 de noviembre del mismo año, y en la misma universidad, obtuvo el título de doctor en Farmacia, con premio extraordinario y Médaille d’Or. Cursó también la licenciatura francesa en Ciencias y revalidó sus estudios geológicos. El 27 de julio de 1942 logró el título de ingeniero geólogo de la École Nationale Supérieure du Pétrole, de la Universidad de Estrasburgo, en aquel entonces replegada en Tolosa a causa de la guerra mundial. En Burdeos, Tolosa y París, trabajó sucesivamente como boursier, attaché de recherches y chargé de recherches en el Centre National de la Recherche Scientifique. Cabe destacar que en Burdeos y más tarde en París fue ayudante del profesor Alfred Kastler, investigador que sería galardonado en 1966 con el premio Nobel de Física, mientras que en Tolosa colaboró con el destacado científico Louis Capdecomme. Durante su estancia en Francia pronunció algunas conferencias en Tolosa y París, e incluso impartió un curso sobre métodos cristalográficos en la Sorbona. Retornado a España en 1949, fue profesor de Ciencias Naturales en los institutos de Tortosa, Hospitalet y finalmente Milá y Fontanals, de Barcelona. En este instituto fue además catedrático-tutor de profesores de Ciencias Naturales en formación. En 1950 su trabajo Jaciments petrolífers dels Pirineus orientals fue premiado por el Institut d’Estudis Catalans. Desde 1950 a 1956 formó parte del Departamento de Cristalografía y Mineralogía del Instituto Lucas Mallada, y el 1 de enero de 1950 tuvo el honor de ser nombrado colaborador honorario del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, organismo del que dependía el citado departamento. En el año 1960 ganó por oposición la cátedra de Cristalografía, Mineralogía y Mineralotecnia de la Universidad de Salamanca, siéndole otorgado el título de catedrático numerario de universidad el 22 de noviembre de 1960. Sin embargo no llegó a tomar posesión pues decidió quedarse en Barcelona. En 1963, por concurso de traslados, obtuvo idéntica cátedra de la Universidad de La Laguna, donde desarrolló su labor docente solamente un año y medio, ya que para permanecer en Barcelona pidió excedencia voluntaria, concedida por orden ministerial de 5 de febrero de 1965. Desde 1960 tuvo en la Universidad de Barcelona el encargo de la asignatura de Geoquímica y Petrogénesis, de quinto curso, y desde 1966, además, la de Geología del curso selectivo. Participó en numerosos congresos científicos, entre los cuales el X Congreso de la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias (Coimbra, 1925), el XIV Congreso Internacional de Geología (Madrid, 1926), el 54ème Congrès de l’Association Française pour l’Avancement des Sciences (Argel, 1930), el VI Congreso Internacional de Entomología (Madrid, 1935), el XVII Congreso Internacional de Geología (Moscú, 1937), el 69ème Congrès de l’Association Française pour l’Avancement des Sciences (Tolosa de Lenguadoc, 1950) y el Troisième Congrès International de Cristallographie (París, 1954). Entre otras sociedades científicas, fue miembro de las siguientes: Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, Real Sociedad Española de Historia Natural, Société des Sciences Naturelles du Maroc, Société d’Histoire Naturelle de l’Afrique du Nord, Association Française pour l’Avancement des Sciences, Société d’Histoire Naturelle de Toulouse, Société Française de Minéralogie e Institució Catalana d’Història Natural. De esta última entidad fue secretario desde 1936 a 1972, en una etapa ciertamente difícil, de actividad puramente testimonial, y, ya restablecida la normalidad, fue elegido presidente en 1974. Fue autor de más de 150 artículos científicos, la mayoría de cristalografía y mineralogía. Publicó además sus dos tesis doctorales: Contribución al estudio de los cuarzos cristalizados españoles (Valencia, 1928) y Étude des cristaux par la méthode du théodolite (Tolosa de Lenguadoc, 1941), y algunos libros, como la Geografía universal de Editorial Danae y el Atlas de meteorología de Ediciones Jover. Colaboró en las obras Historia natural y Geografía universal del Instituto Gallach, redactó los apartados de Meteorología, Mineralogía, Geoquímica, Cristaloquímica y Cartografía de la magnífica Enciclopedia Labor, e hizo diversas entradas de los suplementos de la Enciclopedia Espasa. Se le deben también traducciones directas del francés, inglés, alemán y ruso de libros tan importantes como la Cristalografía de Anatolii Boldyrev, la Geología física de Arthur Holmes, la Geología práctica de Frederic Lahee, el Tratado de geografía física de Emmanuel de Martonne o los Principios de geoquímica de Brian Mason. Ya jubilado y con la salud quebrantada, en una carta fechada el 20 de junio de 1975, le decía a la venezolana Pitusa Royo, hija del geólogo José Royo Gómez, que “de tanto en tanto voy por Madrid, donde quisiera acabar mis días”. Su deseo se vio cumplido pocos meses después. Estando en casa de su hijo, murió en Madrid el día 9 de febrero de 1976.

Figura 1 (artículo Candel)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
A %d bloguers els agrada això: